Le dan las gracias a Caballero


CULIACÁN, SIN.- Un año duró la aventura de Gabriel Caballero como director técnico de Dorados de Sinaloa, luego de que apenas a seis días de que no se cumpliera con el objetivo que era el regreso a la Liga MX, la directiva del Club en un escueto comunicado informó sobre la salida del argentino naturalizado mexicano.
“El club Dorados de Sinaloa informa que tras la finalización del periodo de su contrato al término del torneo, Gabriel Caballero deja de fungir como director técnico del Gran Pez.
El club agradece al profesor y a su cuerpo técnico su trabajo y entrega a la institución, deseándoles el mejor de los éxitos en sus próximos proyectos”.
Sin dar más detalles, de esa manera fue como la directiva de Dorados de Sinaloa dio a conocer sobre la salida de Caballero, por lo cual desde ahora están en busca de quien tome su lugar al frente del equipo.
Si bien es cierto que el fracaso no es toda la culpa de Caballero, lo cierto es que siempre el hilo se corta por lo más delgado, y en el caso de jugadores poco a poco se darán noticias en cuanto a salida de varios, unos por vencimiento de su contrato y otros porque el préstamo ya se venció, aunque también debería haber movimiento en cuanto a la gente de pantalón largo que también llevan su parte de culpa.
Y es que el haber perdido la final de ascenso ante Lobos BUAP cuando en el Club ya se sentían de Primera División, al parecer caló muy hondo en los propietarios del equipo, y de nada le sirvió a Caballero el haber sido campeón del Apertura 2016 y haber terminado como el sublíder general en el Clausura 2017.
A final de cuentas, Dorados terminó siendo el segundo mejor equipo en cuanto a efectividad, ya que sus 58 acumulados en los dos torneos, lo colocaron solo por debajo de Mineros que ni siquiera a pelear las finales llegó en los dos torneos.
Sus 16 triunfos, 10 empates y ocho derrotas no fueron suficientes para que Caballero se mantuviera al frente del equipo, que si bien es cierto el título del Apertura 2016 llegó de manera sorpresiva, cuando se tuvieron los refuerzos para repetir, se terminó fallando ante un equipo que nombre por nombre se era mejor, pero en la cancha no se demostró.
Quizás lo que vino ser definitorio en la permanencia o no de Caballero, fueron los movimientos “raros” en la alineación titular que se mostró desde la fase de semifinales ante FC Juárez y en la final de ascenso, lo cual terminó pesando.
Por lo pronto, Dorados debe alistarse para seguir otro año en el infierno que es el Ascenso MX, y olvidar que se tuvo a nada el regreso a la Liga MX.
JAVIER MORENO HERNÁNDEZ/OEM-INFORMEX





Full of Books