Con un sólo consejo de parte de su entrenador logró perder un 25% de grasa corporal. Toma nota


Y con ello se fueron 36 kilos en sólo un año.




Liliana Gómez fue diagnosticada con vértigo, una enfermedad que provoca mareos y problemas de equilibrio, cuando tenía sólo 25 años. Debido a que cualquier tipo de movimiento brusco le provocaba malestar, pensar en ejercitar no era algo placentero para ella. Sin embargo, esta imposibilidad de ser más activa provocó que su peso, que siempre había sido un problema, llegara al número de 105 kilos.
Liliana Gómez / Runner’s World
Pero tal como cuenta Runner’s World , la chica decidió que quería cambiar su estilo de vida y que quería dejar de pensar en el vértigo como algo que la obligaba a alejarse del movimiento:

“He pasado por muchas cosas. Es hora de aprender a amarme y hacer algo al respecto”.

Liliana Gómez / Runner’s World
Dejó de beber, le dijo adiós a los cigarrillos y se inscribió en un gimnasio en Houston, Estados Unidos, lugar donde vivía en ese momento. Fue allí que conoció a John Kennedy, un instructor de fitness que se especializa en un entrenamiento llamado “atletismo híbrido” que busca combinar elementos del levantamiento de pesas, correr y cardio con ejercicios que desarrollan el equilibrio y la flexibilidad, justo lo que a ella le fallaba.
Pero lo anterior no significó que fuese sencillo tomar esta decisión pues ejercitar seguía causándole mareos y nauseas. Sin embargo, Liliana estaba decidida a no limitar su deseo de vivir una vida más saludable.

“Perdí más de nueve kilos en el primer mes de entrenamiento. Aún mas importante, Joh me hizo concentrarme en mi salud, no sólo de forma física, sino que también mentalmente. Quería estar sana por dentro y por fuera”.

Liliana Gómez / Runner’s World
Lentamente, Liliana comenzó a cambiar su alimentación. Su lema era tomar al menos dos decisiones saludables con respecto a lo que comía cada día y le funcionó muy bien porque la hizo no sentir tanta presión. De esa forma, si salía con sus amigos en vez de pedir una hamburguesa con patatas fritas, ordenaba salmón con vegetales o quizás pedía la hamburguesa igual pero en vez de patatas ordenaba una ensalada de acompañamiento.
De esta forma, su visión de lo que era una dieta y comer sano comenzaron a cambiar lentamente sin generarle conflictos.

“Si bien perder peso no es una cura para el vértigo, sí me ayudó para los mareos. Ya no tengo que apoyarme en los puros para caminar e, incluso si me siento mareada, puedo seguir ejercitando, aunque con cuidado. Si tengo un día muy malo escojo hacer algo que no sea tan intenso, como yoga”.

Los años pasaron y Liliana seguía sintiéndose motivada con todo este tema del ejercicio, lo que la llevó a decidir realizar un curso para formarse con entrenadora con el mismo chico que la había entrenado a ella, John Kennedy.
En la actualidad, su vértigo está mucho mejor aunque sigue sin curarse. Además, abrió su propio gimnasio y ayuda, de forma especial, a personas que han pasado por un período de pérdida radical de peso como ella.
Liliana Gómez / Runner’s World

“Sigo trabajando en mis metas a largo plazo. Siempre cambian y ahora también se relacionan con mi negocio. Quiero expandir mi gimnasio, ser más saludable y mantener mi pérdida de peso. También quiero, algún día, tener hijos y nietos y verlos crecer. Quiero llegar a los 90 y seguir siendo tan activa y saludable como hoy”.

¿Qué te parece su historia a ti?

|UpSocl
La entrada Con un sólo consejo de parte de su entrenador logró perder un 25% de grasa corporal. Toma nota aparece primero en Casos Raros .





Full of Books